Nacemos libres e iguales, no al racismo

Desde la comunidad LGBTQ+ enfrentamos el racismo más allá del rechazo, para nosotres es un sistema de opresión que excluye; el problema es que lo replicamos sin reflexionar debido a nuestra cultura es aspiracional, aprendimos desde nuestros orígenes que “lo mejor” es aquello que viene de afuera y que deriva en querer ser blancos, ricos y delgados.

Los conceptos y definiciones sobre el racismo cambian dependiendo de su origen o quien lo proponga, mientras la RAE dice que es la exacerbación del odio, rechazo o exclusión hacia una persona o personas por su color de piel, origen, poder adquisitivo, lo cierto es que son conductas aprendidas y reforzadas por un sistema que impide la equidad.

Y si, nosotres replicamos la idea en lo cotidiano, que va desde aceptar que nos impidan entrar a un antro por nuestra apariencia, o nos cuestionen al donar sangre por nuestras preferencias sexuales, incluso, si aceptamos bromas ofensivas “porque así es”, todas esas circunstancias que van más allá del límite, dañando a nuestra comunidad de por si discriminada desde el exterior por ser.

Racismo LGBTQ+

Cuando al interior de nuestra comunidad LGBTQ+ se denigra o minimiza por el color de piel, origen étnico o adquisitivo alimentamos la misoginia y la homofobia y más considerando que el racismo está presente en la música, los medios de comunicación, las redes sociales; combatirlo comienza al reconocerlo para luego, acabar con los estereotipos de colorismo, corporales, clasistas y mirar desde nuestros privilegios en qué lugar estamos parades.

México y Latinoamérica tienen una gran riqueza cultural pocas veces apreciada desde el interior, aunque puede ser complicado acabar con el fantasma del mestizaje que corretea a nuestra identidad podemos terminarlo asumiendo un proceso de deconstrucción al borrar prejuicios que nos impiden ser libres y felices.

Aquí entra uno de nuestros mantras universales establecido en el documento de la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial donde no reconoce razas, promueve y estimula el respeto efectivo de las libertades fundamentales de todos, sin distinción por motivos de raza, sexo, idioma o religión. 

Ya, desde lo individual basta con abrir la mirada al mundo y rodearte de personas diversas, con otras visiones experiencias que te enriquecerán; en los espacios de AHF América Latina y el Caribe  encontraras material especialmente diseñado para ti sobre este y otros temas.

Racismo y comunidad LGBT

  • Con:

    Pepe Aguilar fundador de racismomx, Genaro Lozano y Octavio Mendoza “La bruja de Texcoco” músico

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.